Interoperabilidad: El plan para un mercado digital único

Armilar Interoperability

Un sistema interoperable supone la capacidad de varios sistemas diferentes que se conectan y comunican entre sí. En el caso de la contratación pública, la definición es más concreta. La interoperabilidad se refiere a la capacidad de las diferentes plataformas de contratación electrónica para intercambiar información y/o prestar servicios de manera directa y satisfactoria entre ellas y sus usuarios.

Esta definición presupone la capacidad de estos sistemas para funcionar eficazmente entre sí. Así pues, la interoperabilidad presupone un mercado único, conectado y comprendido sin barreras, donde los procesos se agilizan y los costes se reducen, tanto para las autoridades contratantes como para los que se comprometen a satisfacer la demanda del sector público.

​La importancia de la interoperabilidad refuerza la necesidad de un cambio en el paradigma europeo. En este caso, el papel del sector público en la economía se caracteriza por presentar un alto porcentaje de influencia. El sector público representa el 25% de los empleos y la contratación pública constituye alrededor del 20% del PIB europeo. Por eso, como dijo Jean-Claude Juncker en 2017, la creación de un mercado digital único en Europa es y debe ser una prioridad. Para que esto suceda, deben eliminarse las barreras que impiden que esto se logre.

La EUPLAT (European Association of Public e-Tendering Platform Providers), por ejemplo, es una organización sin fines de lucro creada para debatir y representar los intereses comunes de las diversas autoridades públicas y operadores económicos europeos y uno de sus principales objetivos es promover la interoperabilidad y la creación de un ecosistema interoperable para las plataformas de licitación electrónica.

Panorama actual

Actualmente, las Administraciones Públicas gestionan una cantidad indefinida de información, dispuesta en diferentes formatos, en múltiples herramientas, alojada en distintos repositorios. Este tipo de información se difunde en varios portales europeos, sin ningún tipo de armonización de contenido y formatos. Aquí es donde la interoperabilidad puede actuar como un factor determinante: el vínculo entre estos diversos tipos de sistemas, así como la normalización y la estandarización de la información, permiten una mejora significativa de la calidad de los servicios prestados a nivel europeo.

La aplicación de sistemas interoperables en la adquisición digital es una fuente de cambio no sólo en la administración pública, sino también en la propia democracia participativa. Se puede impulsar a gran escala la eficiencia administrativa de las autoridades públicas mediante la interoperabilidad: este supuesto organizativo de la contratación pública electrónica es un medio para lograr la interconexión y la compatibilidad de los sistemas, la información y las formas de operar, no sólo entre las distintas administraciones o departamentos gubernamentales, sino también con el sector empresarial y los ciudadanos en general.

Sin embargo, las diferencias entre los procesos y procedimientos de los distintos países europeos y dentro de ellos causan algunas dificultades para la aplicación de sistemas interoperables. Las plataformas deben tener la capacidad de permitir el intercambio de datos, entre los distintos formatos y aplicaciones o entre los distintos niveles de productividad, para que los diversos instrumentos y programas que se utilizan en estas plataformas puedan funcionar e interactuar y lograr una mayor viabilidad en la ejecución de los procesos de adquisición.

Eliminación de las barreras para un mercado digital único

Por estas y otras razones, la Comisión Europea y los distintos Estados miembros trabajan en proyectos que, mediante servicios o herramientas interoperables, garantizan la seguridad y la transparencia de la información a nivel nacional y transfronterizo. Una de las formas de combatir las diversas limitaciones a la existencia de un mercado digital único inferidas por la Comisión Europea fue la aplicación del DEUC (Documento Europeo Único de Contratación), un documento interoperable también conocido como ESPD. Este documento obligatorio y, desde 2018, exclusivamente digital, es una declaración de la situación financiera, de las capacidades y de la idoneidad de las empresas en los procedimientos de contratación pública. Está disponible en todos los idiomas de la Unión Europea y debe incorporarse a las diversas plataformas de contratación, permitiendo una normalización y simplificación de las oportunidades a nivel nacional e internacional.

PEPPOL (un proyecto iniciado en 2008 en colaboración con la Comisión Europea y los miembros del consorcio PEPPOL) también tiene como objetivo principal la aplicación de una comunicación electrónica eficaz entre los operadores económicos y las entidades contratantes. Esta asociación, además de centrarse en la normalización y el desarrollo de especificaciones para los procesos comunes de contratación electrónica, proporcionó la creación del VCP (Virtual Company Dossier), una extensión del DEUC. Este sistema permite una aplicación interoperable basada en las especificaciones de los procedimientos de calificación de la contratación pública, de acuerdo con la legislación europea vigente a nivel transfronterizo. Así pues, esta asociación ha elaborado las especificaciones para la normalización de los procesos de adquisición electrónica, como los catálogos electrónicos, los pedidos electrónicos (eOrders), las facturas electrónicas y la firma electrónica, a través de una red segura y abierta. Por medio del VCP, los proveedores pueden presentar información en plantillas, utilizar catálogos electrónicos para el proceso de licitación y validar sus ofertas mediante un servicio de firma electrónica.

Por otro lado, Interplat va más allá, ya que pretende aportar interoperabilidad al proceso de licitación electrónica. Se trata de una solución interoperable que enlaza tres plataformas de adquisición transfronterizas. El proyecto vincula las plataformas TenderNed (Países Bajos), XVergabe (Alemania) y Vortal (Internacional) y entrará en producción con la plataforma alemana y la plataforma Vortal en las próximas semanas. Esta solución interoperable permite a las entidades públicas publicar sus expedientes en xVergabe y a los operadores económicos que los consulten y respondan a través de Vortal. El servicio será proporcionado por Vortal y permitirá a los usuarios elegir la plataforma que deseen utilizar para responder a la demanda del sector público, algo que hasta ahora parecía inviable.

El papel de Armilar en el cambio de paradigma

Armilar, como empresa dedicada a ayudar a los proveedores y a simplificar su proceso comercial en el ámbito de las adquisiciones públicas, se posiciona intencionadamente como un actor del mercado en lo que respecta a la aplicación de la interoperabilidad. El servicio Productividad+, que nace de un protocolo de interoperabilidad con la plataforma de e-tendering de Vortal, es el primer paso intencional de Armilar para la creación de un mercado digital europeo único.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spanish
English Spanish